¿Por qué baja el precio del oro si nunca pierde su valor?

Es interesante que en los tiempos actuales, de crisis económica e incertidumbre, el principal valor refugio continúe corrigiendo a la baja los precios desde hace 4 años. Desde la perspectiva de la oferta y la demanda de oro físico los precios no responden en absoluto a la realidad. ¿Es momento de comprar? ¿Por qué?

El valor del oro no ha cambiado a lo largo de la historia, lo que cambia es su precio, su cotización.

La razón es que el precio del oro se fija en dólares, que es una moneda fiduciaria, en mercados dominados por un pequeño número de gigantes bancarios. Las monedas fiduciarias (las habituales de curso legal) se crean a voluntad, sin coste material: cuesta lo mismo crear 1 millón que 1.000 millones, es una orden en un teclado de ordenador.

El valor de las monedas fiduciarias está desconectado de la realidad de la economía, es totalmente aparente.

El precio permite comparar el valor de los bienes para el comercio.  Así podemos evaluar si un bien  es caro o barato, comparando con otros bienes que pueden adquirirse por ese mismo precio.

El precio se fija principalmente en Londres y en Nueva York, en dólares. Son mercados principalmente financieros, es decir, tan solo el 2% de las transacciones conllevan la entrega física de oro.

En esos mercados, los principales actores son los 5 ó 6 grandes bancos, que actúan en su interés y en el de las instituciones por encima de ellos: Bancos Centrales, FMI, BIS.  Éstos fijan el precio y seguirán haciéndolo mientras permanezca la confianza en ellos. Su problema  es que tienen que tener el oro para cumplimentar  ese 2% de contratos que sí exigen el suministro de oro físico, no pueden crearlo con una orden de una computadora (como hacen con los dólares).

Las reservas de oro físico se están agotando.

La propaganda anti-oro no funciona en el este, (en China, en India, ni en Rusia) que está adquiriendo todo el oro al que tiene oportunidad de acceder.  Los Bancos que fijan el precio del oro se quedan sin oro físico para cumplir sus contratos de suministro.

Desde la crisis bancaria de 2007, comenzó a crecer la demanda de ahorradores e inversores  que acudían al valor refugio de oro. Existe una correlación entre la demanda de oro y la desconfianza en bancos e instituciones y sus productos financieros y de ahorro. Todos los rescates a los bancos “demasiado grandes para caer” van dedicados a dar apariencia de solvencia al sistema bancario. El mensaje unánime de las instituciones es el de “objetivo cumplido, situación solventada, hemos salido de la crisis”, o más bien, “los rescates han servido para sacarnos de la crisis”.

La realidad es que, desde 2007, la situación de la economía sólo ha empeorado: Más deuda, menos margen de maniobra de los Bancos Centrales para bajar el precio del dinero, menor actividad económica, más desempleo y más propaganda. Además hemos visto el rescate directo de los bancos de Chipre con el dinero de los clientes, y el corralito en Grecia, ambas situaciones todavía sin resolver. Hay mil desastres esperando para ocurrir en el mundo y cada día cabe la posibilidad de uno nuevo y todos se hacen cada día más inminentes. Cada uno de ellos por separado tiene la capacidad de desencadenar una avalancha de quiebras y bancarrotas por todo el globo. Una quiebra de deuda soberana (como técnicamente declaró Grecia), un desplome monetario de alguno de los países emergentes exportadores de materias primas, un banco europeo que quiebra en Austria, una guerra en Siria…

La razón de que baje el precio siendo un valor refugio es que desde 2013 está completamente desconectado el precio del oro de su valor.

Los euros y los dólares, como cualquier moneda fiduciaria, pierden valor cada día. Todas las monedas fiduciarias que han existido en la historia han acabado desapareciendo, es decir, su valor ha terminado siendo cero. Sin embargo, todo el oro acumulado desde el principio de la historia, tiene hoy el mismo valor que entonces, y permanece en la Tierra.

Si nuestros temores se cumplen y efectivamente vemos la caída del dólar y el euro, nuestra tranquilidad a medio y largo plazo se encuentra en cambiar hoy nuestro dinero del banco por nuestro oro en lingotes. El principal riesgo hoy en día es el de la insolvencia del sistema, no se puede confiar en los bancos para que cuiden de nuestro dinero.