La mayor burbuja financiera de la historia

En una situación de la economía como la actual, con sobre endeudamiento, desempleo, actividad disminuyendo, etc. lo importante ya no es cuánta rentabilidad se obtiene del capital, sino cuál es el riesgo de no recuperarlo. Los bonos de deuda de los Estados no dejan de ser deuda, con una contraparte como garantía que no puede ejecutarse, porque esa garantía son los pueblos, las sociedades, la gente, nosotros.

No hay recuperación, sólo propaganda

El año 2015 comenzó con el euro devaluándose rápidamente frente al dólar.

Los problemas de Grecia con su deuda y la des-Unión Europea provocaron la decisión por sorpresa del Banco Nacional de Suiza (BNS) de cesar en el programa de compra de euros con francos suizos para mantener estable el cambio franco-suizo/euro, en aproximadamente 1,20. El programa llevaba en marcha 3 años y fue activado porque la llegada de capitales desde el exterior provocaba la revaluación del franco suizo y penalizaba las exportaciones de la industria suiza.

Está claro que el BNS conocía con antelación la decisión de Mario Draghi de activar las medidas extraordinarias  de expansión monetaria(QE) del BCE, que se anunciaron dos semanas después.

La aparición del Banco Central Europeo (BCE) como comprador directo de bonos (y otros activos tóxicos) a un ritmo de 60.000 millones de euros al mes hasta septiembre de 2016 ha provocado la subida de los precios de los bonos (bajada de su rentabilidad) hasta el punto de entrar en zona de interés negativo.

Aproximadamente el 30% de la deuda europea está en rendimientos negativos: hay que pagar para tenerla. Es una situación insostenible.

Durante mucho tiempo nos han intentado instaurar la idea de que la deuda es dinero y que, por tanto, los bonos de deuda son un activo. Pero nunca nos hablaron de la garantía ante el incumplimiento: la reforma del artículo 135 de la Constitución Española, de 27 de septiembre de 2011, que impone la austeridad para garantizar la sostenibilidad económica y social de nuestro país, de la deuda española.

Para inversores y ahorradores, los riesgos de que ocurra un colapso financiero que borre de un plumazo miles de millones de euros son tan altos que no hay situación precedente. Nos encontramos en territorio inexplorado. El problema de la deuda y la burbuja inmobiliaria que llevó a la crisis de 2008 no ha desaparecido. Hay burbujas infladas por todo el globo. Burbujas en Wall Street, en las bolsas europeas, burbujas de bonos…

La situación es peor que en 2008

En cualquier momento las burbujas pueden estallar. Hay miles de posibles acontecimientos que pueden hacer estallar las burbujas. Es imposible hacer una planificación, establecer el calendario, pero una cosa es segura: las burbujas van a estallar.

El precio del oro, que es una consecuencia del resto de factores, y no la causa, experimentará una subida vertiginosa, en cuanto comiencen a venderse bonos para comprar bienes tangibles que los gobiernos no pueden manipular.

Grecia cumplió la semana pasada con el pago de los 750 millones de euros al FMI. Pero para ello tuvo que pedir al FMI que consumiera las propias reservas que Grecia tenía allí depositadas como garantía de liquidez, en SDRs. A Grecia ya no le queda liquidez para hacer frente a ningún pago más.

El impago de Grecia, que está asegurado que sucederá, provocará el ataque de los inversores a la deuda del siguiente país más frágil: Italia, España, incluso podría ser Francia. La prima de riesgo subirá a 400, subirá a 600, y tendremos Europa a un paso de colapsar. Llegados a ese punto nada puede impedir que la fantasía de la deuda, del dinero “fiat” y la represión financiera, se desvanezca.

El mercado de la deuda supera en tamaño al PIB mundial. Y hay mucho más comprometido  en forma de derivados financieros, anclados mayoritariamente a los tipos de interés. El día anterior a que todo colapse no quedará ya un lingote de oro físico disponible a la venta. Sencillamente no habrá ningún suministro disponible a los precios actuales. El mercado de lingotes de Londres LBMA, y el mercado de lingotes en Nueva York, COMEX, que comercian con contratos de oro, no con oro físico (salvo el 1% que toma suministro) cerrarán los contratos en efectivo, no en oro. Y todo ese dinero se dirigirá al mercado de oro físico en Shangai (SGE).

China quiere su cuota de poder mundial

Así que China tendrá en sus manos un punto de apoyo poderosísimo, sus reservas de oro, y el mercado de lingotes de Shangai, en donde se descubrirá otra vez el verdadero precio del oro, fuera de los manipulados mercados de occidente. Esta combinación actuará como una palanca que elevará a China a compartir el liderazgo mundial. En septiembre se discute la petición formal de china para que su moneda, el Yuan, sea incluida en grupo de monedas que forman parte del FMI.

La quiebra de Grecia y el precio del oro

Grecia puede declararse en quiebra financiera en los próximos 15 o 20 días. Es más que probable que el Gobierno Griego tenga que declarar la bancarota, cuando el BCE cierre el grifo de liquidez a los bancos griegos. Hasta ahora, los depósitos en los bancos griegos actuaban como garantía última de solvencia ante el BCE. La fuga de estos depósitos se está acelerando y el BCE se verá obligado a cortar el suministro, forzando la quiebra de Grecia.
El precio del oro es dependiente de la oferta y la demanda, aunque los mercados internacionales estén controlados principalmente por los bancos más grandes del mundo, con la excepción de los bancos chinos.Hoy es 31 de marzo, final de mes. Es posible que el Gobierno de Grecia no tenga fondos para cumplir con sus obligaciones de pago de fín de mes.
Si aún pudieran cumplir con los pagos de hoy, les falta:

9 de abril: 450 Millones al FMI
14 y 17 de abril: Cumplen 2400 Millones en bonos que el Gobierno Griego ha de pagar. 1900 millones al BCE y 500 a otros inversores extranjeros.

El problema es que el BCE lleva muchos meses ofreciendo liquidez a los bancos griegos a cambio de depositar los bonos griegos como garantía. Pero en los últimos 3 meses los depósitos en los bancos griegos han caido 30.000 millones, hasta dejarlos por debajo de 130000 millones (hace 5 años eran 240.000 millones)

El BCE no va a dar más liquidez si los depósitos caen por debajo de las garantías, y eso está a punto de ocurrir.

En el momento en el que Mario Draghi, presidente del BCE, anuncie el cese de financiación para Grecia afectará a las finanzas de todo el mundo. De la misma manera que el Euro se desplomó casi un 20% en cuestión de minutos respecto al Franco Suizo, cuando el pasado enero el Banco Central de Suiza anunció que dejaba de intervenir para mantener fijo el cambio de su moneda por euros en el entorno del 1,20 Francos por Euro, el oro mostrará su faceta de valor refugio al que recurrir en tiempos de crisis.

Así que ojo porque puede haber turbulencias. Lo normal es que el euro caiga, y que el oro suba.

Oro y plata, perspectivas para 2015

El oro lleva unos años fluyendo desde occidente hacia el este. Se estima que China ha acumulado ya el suficiente oro como para liderar el mercado físico. Su estrategia de salida del monopolio del Dólar pasa por una revaluación de las reservas de oro de los paises. El oro y la plata serán los grandes beneficiados y sus cotizaciones volverán a los valores record de 2011 antes de finalizar el año.

Desde 1971 vivimos en una situación monetaria anormal, artificial y también insostenible. Lo que se espera en 2015 es la culminación en colapso del sistema monetario. Surgido del final de los acuerdos de Breton-Woods, que terminaron con la supremacía de la Libra Esterlina como moneda de reserva e intercambio comercial internacional, impusieron el Dólar norteamericano, por entonces aún atado e intercambiable por oro a un precio fijo de 35 dólares por onza. La ventanilla del oro a 35 dólares por onza se acabó en 1971. Lo anunció Nixon después de haberse quedado casi sin reservas de oro para atender la compra de dólares. Los factores de poder que hoy intervienen en el mundo multipolar son distintos y diferentes a la superada situación de bloques y guerra fría.

La hegemonía del petro-dólar ya ha sido cuestionada, retada, puesta a prueba, tras la decisión del gobierno chino de no denominar en dólares, sino en yuanes chinos, todas sus importaciones de petróleo. Una decisión que forma parte de un plan a largo plazo para salir, con el menor daño posible, de la ciénaga de dólares tóxicos, derivados financieros, bonos soberanos, y activos no tangibles en que se han convertido las finanzas internacionales.

Los chinos llevan años preparando un marco económico en el que pueda ser aceptada su moneda, el yuan, como moneda de intercambio internacional. En esa línea se han creado entidades supra-nacionales en virtud de tratados económicos internacionales multilaterales en los que están involucrados gran parte de los países del sudeste asiático liderados por China, Rusia y Japón. China ya es la primera nación del mundo en intercambios comerciales, por encima de EEUU. China ha adquirido en 2013 y 2014 una cantidad de oro físico, en metal, superior a toda la producción minera mundial. Sus reservas estimadas son de unos 5000 toneladas pero su plan es añadir otras 5000 toneladas en los próximos 2 años. Además, el mercado del oro en Shangai, con tan solo una década de existencia, ha vendido una cantidad de oro físico tan grande como todo el inventario declarado de los EEUU supuestamente almacenado en Fort Knox (8000 toneladas).

En el Mercado de Oro de Shangai el comprador toma su oro y se lo lleva físicamente, no compra títulos de propiedad ni contratos de futuros, así que ya se trate de grandes inversores como el propio Banco Central de China, o de sencillos ahorradores particulares, el oro vendido desaparece del mercado. Por otra parte, China es el primer productor minero de oro y ni un solo kilo de oro de esas minas sale del país. Toda la producción es adquirida por el Estado Chino. Más aún China ha puesto en marcha proyectos de explotación de nuevas minas en las que los costes de producción superan los 2000 dólares por onza. ¿Por qué poner en marcha una explotación que está lejos de resultar rentable si no es por razones estratégicas? ¿Cuáles son esas razones?

China ha situado casi todas las piezas en el tablero internacional para crear un nuevo sistema monetario basado en una cesta de monedas en las que el yuan debe adquirir mucha mayor relevancia que en la actualidad y respaldado de alguna manera por el oro.

¿A qué están esperando los chinos? ¿Qué movimientos faltan en la partida mundial para que China tome las riendas?

China intenta deshacerse de cuantos más activos denominados en dólares mejor; carecen de valor per sé si no determinan la propiedad de algún bien o recurso material concreto. Y eso incluye los dólares en sí mismos, porque la economía productiva de los Estados Unidos ya no es un respaldo suficiente para soportar el valor del Dólar. La liquidación (venta) de activos financieros denominados en dólares está generando liquidez y circulación. Esto está poniendo presión en los precios de bienes exclusivos que tienen valor intrínseco, como las obras de arte y piedras preciosas. En las casas de subastas no han parado de batirse records tanto en volumen de adquisiciones como en la cuantía pagada por piezas individuales. Y buena parte de los compradores son chinos.

China también está adquiriendo oro en los mercados de metales de Londres (LBMA) y Nueva York (COMEX) al ritmo que le permitía no afectar al precio, y continuará haciéndolo hasta el fin de las existencias, que ya debe de estar cercano (la proporción de de títulos de propiedad respecto a lingotes registrados para suministro en el COMEX es 100 a 1).

Entonces, ¿debemos esperar a que se agote el suministro para que empiece a subir el precio? ¿Debemos comprar ahora, esperar, o vender?

La perspectiva para 2015 es que será un buen año para el precio del oro. Todos los análisis creíbles (los que tienen en cuenta también los fundamentos del metal y no sólo los intereses del reducido club de manipuladores de índices y precios), hasta incluso los más conservadores, en los que no se contempla ninguna perturbación grave en los mercados internacionales, pronostican precios por encima de los 2000 dólares por onza, es decir que volverán a superarse los récords alcanzados en 2011.

Una de las tendencias en 2015 será el cambio de percepción que el público tendrá del oro, su importancia real para el funcionamiento de la economía, incluso para la economía del siglo XXI.

 

Las Bolsas

Desde 1987 hasta 2007 tuvimos un mercado bursátil alcista. Desde el crack de 2008 con la quiebra del Banco de inversión Lehman Brothers en Nueva York, las bolsas se han beneficiado de los rescates bancarios, de los acuerdos de intercambio de divisas, de las flexibilizaciones cuantitativas, de las operaciones de refinanciación de deuda a largo plazo y de los planes de estímulo, generados y orquestados desde la Reserva Federal Norteamericana (FED) y el Banco Central Europeo (BCE). Pero, en pocas palabras, el precio de las acciones está infladísimo y continúa levitando sobre la avalancha de crédito (deuda) generada artificialmente, en vez de asentarse sobre el ahorro de las propias empresas cotizadas. Al final la decisión estará en manos de la FED: O bien se eliminan los estímulos cuantitativos y se liberan los tipos de interés (lo que provocaría el colapso de la economía) o si no tendrá que multiplicar el estímulo (continuando la marcha exponencialmente imparable hacia la hiperinflación) a costa de la destrucción de la moneda.

En cualquiera de los dos casos, el oro y la plata serán los grandes beneficiados y sus cotizaciones volverán a los valores record de 2011 antes de finalizar el año.

Por último, nunca está de más recordar que el oro es el perfecto refugio cuando falla todo lo demás y al precio actual resulta una ganga. La cantidad de acontecimientos imprevisibles pero cada vez más probables que puedan desencadenar una crisis global no deja de crecer. Busquen refugio, compren oro y plata y mantengan sus ahorros fuera del sistema bancario.