La caída del petro-dólar

China prepara un revolucionario contrato de futuros del Petróleo denominado en su moneda, el Yuan o Renminbi, convertible en Oro en Shanghái y Hong-Kong. El sistema ya está funcionando en pruebas con los principales agentes. Se prevé que entre en funcionamiento muy pronto, antes de final de este año 2017. Los futuros de Oro denominados en yuanes vienen negociándose en la Bolsa de Oro de Shanghái desde abril de 2016. Forman parte del plan estratégico de China en marcha desde hace décadas, para reducir el poder de fijación de precios del petro-dólar estadounidense.

China termina con el monopolio del petro-dólar

Todo el petróleo que se produce en el mundo fija su precio en dólares desde que existe el petro-dólar. Tras la crisis del petróleo del 73, Estados Unidos obtuvo acuerdos y tratados con los países productores del Golfo Pérsico para que todo el petróleo se vendiera en dólares. Esto obliga a todos los países no productores a comprar dólares para pagar el petróleo que importan, y por tanto a mantener una cantidad de reserva de dólares.  Esta es la principal razón por la que el petro-dólar pasa a ser la referencia, la moneda dominante como reserva internacional. Habitualmente todas las reservas no se mantienen directamente en dólares. Parte de ellas están estacionadas en instrumentos financieros con algo de rentabilidad como los Bonos del Tesoro Norteamericano convertibles en moneda instantáneamente.

China es el primer importador mundial de petróleo

Se espera que desde el inicio buena parte de la producción mundial de crudo fije su precio en yuanes. La magnitud del acontecimiento será histórica puesto que terminará con más de 4 décadas de dominio del dólar como moneda de reserva mundial. Más de una cuarta parte (26,4%) del crudo importado por China proviene de Arabia Saudí. La posible entrada de China, a través de su empresa estatal del petróleo, como parte importante en el Capital de la empresa productora saudí ARAMCO, podría sellar el compromiso chino con los árabes. Primero éstos tienen que romper el suyo con los norteamericanos, y cambiar el petro-dólar por el petro-yuan.

La decisión china, que también dispone de un sistema de pagos alternativo al SWIFT norteamericano, permitirá a los países productores circunvalar el uso del dólar Norteamericano para sacar su crudo al mercado. Países como Rusia, Irán o Venezuela, que ya tienen acuerdos bilaterales con China para vender su crudo a aquel país en yuanes. Ahora podrán exportar al resto del mundo librándose de las sanciones impuestas por los norteamericanos, que les impiden operar con normalidad en los mercados internacionales.

Consecuencias para el precio del Oro

No se podía esperar una noticia mejor. La demanda de Oro aumentará significativamente. Actualmente la producción anual mundial es absorbida casi por completo por China e India, de manera que un pequeño aumento en la demanda provocará significativos aumentos de precio en las próximas semanas.

El hecho de que los yuanes puedan reciclarse convirtiéndolos en Oro, que es un activo tangible que cumple el papel de dinero a la perfección, animará a los países que tengan algún recelo por aceptar Yuanes.

No hay suficiente oro físico disponible a los precios actuales. A medida que todas las monedas fiduciarias vayan perdiendo su valor en los próximos 5 a 10 años el Oro subirá a múltiplos de su precio actual.  Adquirir Oro y Plata a los precios actuales es una oportunidad que nos parece que no se va a repetir nunca.

Para conocer en más detalle el funcionamiento del mercado mundial del oro puedes leer Cambios en el mercado mundial del oro.

¿Qué es un Kinebar?

Las medidas contra la falsificación de dinero están vigentes desde que se tiene constancia de su uso. El último grito en seguridad son los Kinegrams, imágenes holográficas insertadas en los billetes, documentos estatales, y desde 1993, también en los lingotes de oro Kinebar.

Un kinebar es un lingote de oro en cuyo proceso de fabricación se ha insertado en una de las superficies un Kinegram®. Argor-Heraeus es la única refinería en todo el mundo en aplicar un Kinegram® como dispositivo de seguridad en el reverso de lingotes de oro. Se emitieron por primera vez en diciembre de 1993. El objeto de la marca kinegram es doble: como sello de seguridad anti-falsificación y como atractivo estético.

Un Kinegram® es una imagen de dos dimensiones, generada por ordenador, que aparece coloreada cuando se ilumina con luz blanca. La imagen de dos dimensiones se compone de una serie de marcas microscópicas que forman un patrón de difracción para la luz incidente, de manera que se crea una imagen holográfica multicolor cuando el lingote de oro Kinebar se observa a simple vista.

La tecnología Kinegram® es propiedad de Leonard Kurz Stifting & Co Ltd. La compañía, fundada en 1892, es líder del mercado en la fabricación de todos los aspectos relacionados con la tecnología de estampación en caliente. Tiene su sede en Fürth, Alemania. Las marcas de seguridad holográficas fueron inventadas y patentadas por OVD Kinegram Corp. (Switzerland), para la protección de los billetes de curso legal forzoso. Son medidas anti falsificación.

Los lingotes de oro Kinebar se fabrican con una técnica que emplea un LÁSER para crear el patrón de difracción deseado sobre la superficie del metal. El sello de seguridad cubre toda la superficie del lingote de oro, pero no se conocen los detalles técnicos de cómo se aplica en el proceso industrial. La gran inversión en capital para disponer del proceso de fabricación necesario para su producción disuade a los falsificadores.

Argor-Heraeus distribuye exclusivamente los lingotes de oro kinebar® acuñados con su marca o por encargo.

Los tamaños de lingotes más comunes son de 1, 2, 5, 10 y 20 gramos, pero también se producen lingotes para UBS, para el Westdeutsche Landesbank, con el logo de la Sparkassen, entre otros, en diferentes gramajes hasta 1 kilo.

También la Münze Österreisn distribuye lingotes de oro kinebar® con su propio diseño en 1, 5 y 10 gramos.

Los lingotes de oro kinebar® se entregan en blíster cerrado con certificado y número de serie.