Últimos comentarios
Sin comentarios
Búsqueda de blogs

La mayor burbuja financiera de la historia

Publicado en15/05/2015 por
La mayor burbuja financiera de la historia
En una situación de la economía como la actual, con sobre endeudamiento, desempleo, actividad disminuyendo, etc. lo importante ya no es cuánta rentabilidad se obtiene del capital, sino cuál es el riesgo de no recuperarlo. Los bonos de deuda de los Estados no dejan de ser deuda, con una contraparte como garantía que no puede ejecutarse, porque esa garantía son los pueblos, las sociedades, la gente, nosotros.

No hay recuperación, sólo propaganda

El año 2015 comenzó con el euro devaluándose rápidamente frente al dólar.

Los problemas de Grecia con su deuda y la des-Unión Europea provocaron la decisión por sorpresa del Banco Nacional de Suiza (BNS) de cesar en el programa de compra de euros con francos suizos para mantener estable el cambio franco-suizo/euro, en aproximadamente 1,20. El programa llevaba en marcha 3 años y fue activado porque la llegada de capitales desde el exterior provocaba la revaluación del franco suizo y penalizaba las exportaciones de la industria suiza.

Está claro que el BNS conocía con antelación la decisión de Mario Draghi de activar las medidas extraordinarias  de expansión monetaria (QE) del BCE, que se anunciaron dos semanas después.

La aparición del Banco Central Europeo (BCE) como comprador directo de bonos (y otros activos tóxicos) a un ritmo de 60.000 millones de euros al mes hasta septiembre de 2016 ha provocado la subida de los precios de los bonos (bajada de su rentabilidad) hasta el punto de entrar en zona de interés negativo.

Aproximadamente el 30% de la deuda europea está en rendimientos negativos: hay que pagar para tenerla. Es una situación insostenible.

Durante mucho tiempo nos han intentado instaurar la idea de que la deuda es dinero y que, por tanto, los bonos de deuda son un activo. Pero nunca nos hablaron de la garantía ante el incumplimiento: la reforma del artículo 135 de la Constitución Española, de 27 de septiembre de 2011, que impone la austeridad para garantizar la sostenibilidad económica y social de nuestro país, de la deuda española.

Para inversores y ahorradores, los riesgos de que ocurra un colapso financiero que borre de un plumazo miles de millones de euros son tan altos que no hay situación precedente. Nos encontramos en territorio inexplorado. El problema de la deuda y la burbuja inmobiliaria que llevó a la crisis de 2008 no ha desaparecido. Hay burbujas infladas por todo el globo. Burbujas en Wall Street, en las bolsas europeas, burbujas de bonos…

La situación es peor que en 2008

En cualquier momento las burbujas pueden estallar. Hay miles de posibles acontecimientos que pueden hacer estallar las burbujas. Es imposible hacer una planificación, establecer el calendario, pero una cosa es segura: las burbujas van a estallar.

El precio del oro, que es una consecuencia del resto de factores, y no la causa, experimentará una subida vertiginosa, en cuanto comiencen a venderse bonos para comprar bienes tangibles que los gobiernos no pueden manipular.

Grecia cumplió la semana pasada con el pago de los 750 millones de euros al FMI. Pero para ello tuvo que pedir al FMI que consumiera las propias reservas que Grecia tenía allí depositadas como garantía de liquidez, en SDRs. A Grecia ya no le queda liquidez para hacer frente a ningún pago más.

El impago de Grecia, que está asegurado que sucederá, provocará el ataque de los inversores a la deuda del siguiente país más frágil: Italia, España, incluso podría ser Francia. La prima de riesgo subirá a 400, subirá a 600, y tendremos Europa a un paso de colapsar. Llegados a ese punto nada puede impedir que la fantasía de la deuda, del dinero “fiat” y la represión financiera, se desvanezca.

El mercado de la deuda supera en tamaño al PIB mundial. Y hay mucho más comprometido  en forma de derivados financieros, anclados mayoritariamente a los tipos de interés. El día anterior a que todo colapse no quedará ya un lingote de oro físico disponible a la venta. Sencillamente no habrá ningún suministro disponible a los precios actuales. El mercado de lingotes de Londres LBMA, y el mercado de lingotes en Nueva York, COMEX, que comercian con contratos de oro, no con oro físico (salvo el 1% que toma suministro) cerrarán los contratos en efectivo, no en oro. Y todo ese dinero se dirigirá al mercado de oro físico en Shangai (SGE).

China quiere su cuota de poder mundial

Así que China tendrá en sus manos un punto de apoyo poderosísimo, sus reservas de oro, y el mercado de lingotes de Shangai, en donde se descubrirá otra vez el verdadero precio del oro, fuera de los manipulados mercados de occidente. Esta combinación actuará como una palanca que elevará a China a compartir el liderazgo mundial. En septiembre se discute la petición formal de china para que su moneda, el Yuan, sea incluida en grupo de monedas que forman parte del FMI.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Ajustes

Menú